MOXIBUSTION

¿Qué es la moxibustión?       

La moxibustión es una de las técnicas terapéuticas de la Medicina Tradicional China (MTC) en la que se utilizan puros de Moxa hechos a base de la artemisa (Artemisia vulgaris), es secada, molida hasta convertirla en polvo y prensada en cilindros, permite aplicar la temperatura adecuada en puntos concretos de acupuntura, y su aroma tiene propiedades terapéuticas.

Esta planta desprende aroma al ser quemada, aunque para algunas personas puede resultar demasiado fuerte, se suele utilizar también cilindros de carbón que producen menos humo y menos olor.

La Moxibustion se puede aplicar de manera individual o combinándola con otras técnicas terapéuticas de la M.T.C. como la Acupuntura, Fitoterapia o Masaje Chino Tuina. No son solo compatibles o complementarias, sino que pueden potenciar un efecto más potente y sanador.

¿En qué consiste la Moxibustion?

Consiste en aplicar calor estimulando a través de la temperatura que desprende, en puntos del cuerpo ­que coinciden con puntos de acupuntura, con el fin de sanar trastornos o enfermedades y conseguir el equilibrio de las funciones fisiológicas.

El objetivo es generar un efecto, gracias a los estímulos producidos por el calor que penetra a través de los puntos y meridianos de acupuntura, que ayude a equilibrar nuestras funciones fisiológicas y órganos internos.

La moxibustion es tanto un método preventivo como de tratamiento basado en promover el equilibrio homeostático, favorecer la circulación de sangre, ayuda a eliminar el frio y la humedad interna y activar las funciones orgánicas.

¿Qué beneficios aporta?

Efecto analgésico para dolores musculares al aplicar calor en la zona.

Aplicada en los puntos concretos de acupuntura puede tratar también dolores asociados a zonas más internas.

Elimina el frio interno, fortalece el sistema inmunitario ayudando así  en la prevención de resfriados y gripes.

Los efectos en la zona:

  • vasoconstricción inicial: como un reflejo ante el estímulo de la alta temperatura.
  • Vasodilatación posterior: aumentará el riego sanguíneo en el área aumentando afluencia de células del sistema inmunitario asociado a esa afluencia de sangre en la zona.

Efectos secundarios y problemática de la Moxibustion

Al tratarse de una técnica de combustión, es posible que se produzcan quemaduras. Para evitarlas no acercar el cilindro a menos de unos 3 o 5 cm de la piel y se deje actuar el calor.

La artemisa desprende un fuerte aroma al ser quemada. Este olor tan potente impregna lo que tiene alrededor y perdura bastante tiempo, puede resultar demasiado fuerte para los olfatos sensibles y además en altas dosis tiene algunos posibles efectos tóxicos.

Tener en cuenta el estado del paciente, en estados de debilidad, muy fatigado o convaleciente de enfermedades u operaciones etc. Adaptar la intensidad de la moxibustion a las condiciones físicas, edad o vitalidad de cada paciente.

Tener en cuenta la posibilidad de alergia a la planta Artemisa.

Por ejemplo aquellas dolencias que cursan con fiebre o inflamaciones pueden verse agrabados si se aplica el calor aportado por la Moxibustión.

No aplicar en heridas abiertas, cicatrices, mucosas, tendones o vasos sanguíneos. En aquellos pacientes con la piel húmeda o mojada para evitar ampollas.

Con una mala hidratación, que presentan sed y sequedad generalizada.

No es recomendable moxar a niños menos de 7 años.

También se debe adaptar la intensidad de la moxibustión a las condiciones concretas de cada paciente según su constitución física, edad o vitalidad.

Referencias y documentacion:

En noviembre del año 2010 La Moxibustión y la Acupuntura China fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

https://ich.unesco.org/es/RL/la-acupuntura-y-la-moxibustion-de-la-medicina-tradicional-china-00425